Los Zorros y su adaptación a entornos humanizados.

El Zorro Rojo (Vulpes vulpes) es nuestro animal favorito, creo que no es la primera vez que lo escribimos por aquí. A pesar de ser uno de los animales más perseguidos y maltratados por el hombre, el zorro es un animal que se adapta sin ningún problema a cualquier entorno y por supuesto, encuentra también su lugar en entornos humanizados, aprovechando las oportunidades que le brindan.

Una noche de verano de este pasado Agosto, tuvimos un encuentro muy especial con un individuo relativamente joven, que se nos acercó mucho, muchísimo, claramente esperando a que le diéramos algo de comer. El animal no presentaba sarna y a pesar de su confianza ante nuestra presencia, mantenía una distancia mínima de seguridad, estando siempre alerta para salir corriendo a todo trapo en caso de necesidad.

A pesar de la alegría de haber podido admirar a un zorro a tan pocos centímetros de distancia, nos quedó un sabor agridulce de esta bonita experiencia. Su conducta hacia los humanos lo convierten en un blanco fácil para personas que no procesan mucho amor por su especie, su relativa confianza hacia la consecución de comida, pueden acabar siendo su trágico final.

Así que aprendimos sin quererlo una pequeña lección de este encuentro, la próxima vez que nos encontremos con un zorro confiado, lo admiraremos durante unos segundos para seguidamente asustarlo como nunca lo ha hecho nadie y así enseñarle que un humano es alguien del que deben huir a toda prisa.


Zorros en Sant Boi

Durante el pasado invierno grabé a diferentes zorros por los bosques de Sant Boi. Me impresionó mucho descubrir a un individuo amputado, un superviviente nato que se paseó una noche por delante de nuestra cámara. Tiene una de sus patas delanteras amputada y según parece la zona de amputación totalmente cicatrizada, a saber cual fué su aventura. No se le aprecia sarna y tiene aspecto sanote así que desde aquí, le deseo toda la suerte del mundo en la aventura de su vida.

Otro de los ejemplares de zorro que he grabado durante este invierno.

También he podido grabar sus sonidos durante una noche de marzo, desde el balcón de casa mientras realizaba una grabación nocturna de aves en migración o paso, técnica llamada NOCMIG.

Durante la época de celo, entre Diciembre y principios de Marzo, suelen ladrar, chillar y gemir en sus disputas por las hembras y los territorios. Abajo una pequeña secuencia de sus gemidos, sube el volumen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .