Descubrimientos y aprendizajes de Noviembre

Durante este mes de Noviembre hemos intentado salir cada fin de semana para conocer nuevas especies de aves o cualquier otro animal. Desde el pasado día de las aves, donde vimos anillamientos de pequeños Passeriformes como el Tallarol de Casquet (Curruca Capirotada) y el Mosquiter e incluso Unai participó con la suelta de algún pajarillo, estamos con muchas ganas de aprender sobre el mundo de la ornitología.

El 2 de Noviembre fuimos de excursión gastronómica-familiar al Delta de l’Ebre donde con la excusa aprovechamos para visitar la zona de Poblenou del Delta y l’Encanyissada. De camino a Poblenou pudimos observar Bernats Pescaires (Garza Real), Martinets (Garceta Común), Esplugabous (Garcilla Bueyera), varios tipos de Gaviotas que todavía no diferenciamos e incluso creemos que era una Arpella (Aguilucho Lagunero). Lo más espectacular del día fué al atardecer, ver pasar bandadas y bandadas de Capons Reials (Morito Común), en formación triangular perfecta, sobre nuestras cabezas, camino de sus dormideros. Un ornitólogo que rondaba por el aguait en el que estuvimos nos explicó que al atardecer se podían juntar más de 10.000 Capons Reials en una zona del delta, increíble. Actualmente el Capó Reial es el principal depredador de la especie invasora del cargol poma.

IMG_20181129_230129.jpg
Cuaderno de campo con los dibujos del Capó Reial volando.

Al día siguiente 3 de Noviembre, nos fuimos a pasar la mañana a els espais naturals del Delta del Llobregat de les Filipines-Remolar.

Desde el Aguait de la Maresma pudimos ver desde muy cerca el Blauet (Martín Pescador) y su estilo al cazar, manteniéndose estático en el aire y lanzándose como si fuera un proyectil hacia el agua tras su presa. Además hemos avistado una especie nueva para nosotros, el Grasset de Muntanya (Bisbita Alpino). Las Fredelugas (Avefría) descansan en el islote, nos encanta su cresta y su color.

IMG_20181129_230138.jpg
Dibujo en nuestro cuaderno de campo del Blauet.

El 4 de Noviembre y siguiendo con nuestras ganas de ver aves, nos fuimos a visitar un lugar que teníamos pendiente muy cerquita de casa, les Basses de Can Dimoni, no observamos nada destacable.

IMG_20181118_183423_350.jpg
Font de Golbes

18 de Noviembre. Escapada exprés a la font de Golbes, camino de Sant Ramón para intentar observar las aves que habitan y se mueven por nuestra zona. En la subida observo una Mallerenga Carbonera (Carbonero Común), una Cotxa Fumada (Colirrojo Tizón)y una preciosa Mallerenga Emplomallada (Herrerillo Capuchino). Además estrenamos unos nuevos prismáticos que esperemos que nos den muchas alegrías, en concreto el modelo Bushnell H20 10×42.

IMG_20181129_230116.jpg
La Mallerenga Emplomallada dibujada en nuestro cuaderno.

El 24 de Noviembre volvemos als espais naturals del Delta del Llobregat, junto con Nagore para que descubra junto a Unai esta bonita manera de acercarse a la naturaleza.

IMG_20181124_152626_603.jpg
Junto al Riu Llobregat

Caminamos hasta Cal Tet, descubrimos huellas de Porc Senglar (Jabalí). En el aguait observamos el Morell Cap Roig (Porrón Europeo) nuevo para nosotros, además del Blauet, Polles d’aigua, Capbussó Emplomallat (Somormujo Lavanco) i Fotjes Comunes.

Por la tarde, dando un paseo junto a casa, descubrimos el Gafarró Europeu (Serín Verdecillo) con su amarillo brillante del pecho y su canto acelerado. Avistamos una bandada junto a la petanca del carrer Benviure.

IMG_20181129_230441.jpg
Gafarró Europeu en nuestro cuaderno de Campo.

Y esto es todo lo que hemos descubierto durante noviembre, estamos muy contentos con todas las nuevas especies que hemos visto por primera vez y a su vez por el descubrimiento de sus características. Espero que diciembre sea igual de apasionante en cuanto a nuestras exploraciones naturales. Buen pajareo, pardaleo o birding, como queráis llamarlo 😉

Como saber el depredador observando los restos de plumas.

Hoy hemos ido hasta les Bases de Can Dimoni para observar aves y quien sabe si con un poco de suerte, apuntar un nuevo pájaro en nuestra checklist. Llevamos muy poquito tomándonos en serio esto de observar aves, apuntar sus avistamientos y tomar nota de sus costumbres y comportamientos.

De camino al segundo mirador de la bassa nos hemos encontrado con un montón de plumas esparcidas por el suelo y enseguida hemos comprendido que el supuesto dueño de esas plumas, se había convertido en la comida de algún depredador de la zona. Sin perder mucho el tiempo les he hecho un par de fotos y hemos continuado el camino.

Poco después se me ha ocurrido compartir la fotografía en las redes sociales e insinuar que algún tipo de mustélido se podría haber zampado el pajarico. Así que no han tardado mis contactos biólogos de Facebook en explicarme algunas curiosidades sobre los restos de plumas encontrados.

¿Como saber qué depredador se ha comido un pájaro?

  • Si las plumas presentan la raíz o base rota, chafada o cortada, posiblemente esa pluma haya sido arrancada con dientes por algún tipo de mamífero. El folículo de la pluma ha sido roto. (Pluma de la izquierda del dibujo de abajo)
  • Si las plumas no están chafadas ni cortadas y se aprecian intactas, como arrancadas de cuajo, con el folículo intacto, esas plumas han sido arrancadas por otro pájaro, posiblemente un ave rapaz, nocturna o diurna. (Pluma de la derecha del dibujo)
Fotografía extraída del libro Huellas y Señales de los animales de Europa. Ed. Omega.

Los restos que encontramos estaban con plumas enteras, no parecían mordidas ni rotas, así que seguramente el depredador que dio caza al pájaro fué un ave rapaz.

Al llegar a casa recordé un libro que compré hace más de veinte años y que tenía guardado en la sección de fauna de mi librería, Huellas y Señales de los animales de Europa. Ed. Omega. Recuerdo el día que lo compré y volvía a casa ilusionado, imaginándome como si fuera un rastreador profesional tras la pista de ese animal tan dificil de encontrar y que solo un experto en huellas y señales podía dar con él.

Rebuscando entre las páginas del libro, encontré el capítulo de los restos de haber comido animales y entre ellos los restos de pájaros. Además de la explicación de las plumas arrancadas, la fotografía de más arriba es del libro, encontré otro detalle que se nos había pasado por alto. En el lugar no encontramos ningún resto del pájaro, nada, solo plumas de diferentes medidas y tamaños. Según la guía durante la época de cría, muchas aves rapaces, despluman a la presa a cierta distancia del nido, con el fin de no delatar la presencia de éste y posteriormente llevan la presa sin plumas para consumirla. Pero oye, ¿a finales de Octubre cría alguna ave rapaz? Creo que no. Así que ¿Por qué no encontramos ningún resto? Algún biólogo, ornitólogo o entendido en la materia nos sacará de dudas algún día, mientras tanto, seguimos especulando.